Estudio: Diagnóstico de la Empresa.

El primer paso siempre es el más difícil, pero es el que marca el camino que vamos a seguir.

Cuando realizamos el diagnóstico de empresa, la vemos como un ente vivo que es más que a suma de sus partes.

Cada elemento y cada proceso que se lleva a cabo es revisado, puesto es perspectiva y calificado en una tabla de valor orientada al cliente.

Se trabaja primero orientado al cliente externo pero sin olvidar el cliente interno. Cada uno de los colaboradores tiene que entender su rol y que el servicio al cliente tiene que ser igual de eficiente y cordial para su clientela interna como para el cliente final.

¿Cómo se realiza el proceso?

La confidencialidad es un espacio de manifestación libre y esa es la clave de llegar a la realidad de las situaciones.

  • Se realizan una serie de reuniones y conversaciones privadas y confidenciales con los elementos claves de la empresa. Nadie sabe mejor lo que sucede que la persona que lo enfrenta cada día.
  • Las reuniones se pueden coordinar tanto de manera presencial como de manera virtual.
  • El personal, protegido por el anonimato, puede hablar libremente de los elementos y acciones que los afectan o los motivan.
  • Un punto clave en este proceso es distinguir la intención de los colaboradores. Tenemos la experiencia y las herramientas para distinguir comentarios de segunda intención.
  • En estas reuniones se manifiestan situaciones que no se pueden hablar en público o con un funcionario de la empresa.
  • Emergen realidades que en muchas ocasiones sorprenden a la dirección de las unidades de trabajo.
  • Se manifiesta lo que realmente sienten los funcionarios

¿Que sigue en el proceso de mejora de mi empresa?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *